El trampantojo «Gazpacho» de El Atelier de Santi

Trampantojo "Gazpacho"

Receta que aprendí de mi madre

El trampantojo «Gazpacho» surgió por necesidad, por evocación estacional. Algo tan relacionado con el verano, fresco y refrescante, pidió paso como tema para ser pintado en esta contraventana. La sencillez de la propuesta se corresponde con la sencillez de la receta, y por esto he querido que esta entrada sobre el trampantojo «Gazpacho» sea muy visual.

La espontaneidad con la que surgió el tema me retrotrae a los bisontes y piezas de caza en las pinturas rupestres. Se trata de poner el foco en algo que te llama mucho. Lo observas, lo estudias, con una concentración parecida al felino que acecha a su pieza. En este caso la pieza es tan nutritiva y sana que aparece llena de luz y color, porque los ingredientes así lo exigen y la estación estival también.

Diseño y pintura en el trampantojo Gazpacho

Diseño y pintura en el trampantojo Gazpacho

En esta obra «Gazpacho» hay un punto de ingenuidad a propósito. Y aprovecho para hacer mía una frase que mi hermana cosió en un punto de cruz, con su permiso; «Esta labor te enseña lo que aprendí de pequeña». Por supuesto que también tiene que ver con el entusiasmo del autor por esta receta, algunos lo llaman inspiración. Receta a la manera de hacer de la madre, y aprendida con suma facilidad por no intervenir ni fuegos ni tiempos. Una forma divertida y fresca de ingerir hortalizas y vitaminas en un caluroso verano. Faltan los hielos, pero no es un ingrediente obligado.

Diseño y pintura en el trampantojo Gazpacho

Diseño y pintura en el trampantojo Gazpacho

Desarrollo, composición, diseño, boceto, realización y pintura del trampantojo «Gazpacho»

Fotografías de las pinturas finales del trampantojo «Gazpacho» por José Garrido Lapeña

Gazpacho, diseño y pintura final, completo

Gazpacho, diseño y pintura final, completo

2 pensamientos sobre “El trampantojo «Gazpacho» de El Atelier de Santi”

  1. Precioso y evocador.
    No hace falta describir la receta, solo abriendo la puerta de la alacena los ingredientes por si solos se mezclaran de manera intuitiva.
    Gracias Santiago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *