Los radiocuentos del alfabeto y el Atelier de Santi

 

Los radiocuentos del Alfabeto de la Cadena SER

Los radiocuentos del Alfabeto es un programa radiofónico de Radio Bilbao de la Cadena SER. Durante el programa se desarrolla un concurso consistente en la lectura de microrrelatos.

El Museo de Bellas Artes de Bilbao, en colaboración con Radio Cadena Ser de Bilbao, ha organizado el concurso de microrrelatos, de no más de 100 palabras, en torno a las obras de la exposición y su catálogo.

Una idea basada en los cien cuadros de la muestra ABCedario que, con el motivo de su centenario, expone el Museo de Bellas Artes de Bilbao. E inspirándose también en la redacción del magnífico catálogo cuyo autor es Kirmen Uribe.

La transcripción de los microrrelatos presentados por mi son los que siguen. Cada uno de ellos con su enlace al programa radiofónico donde ha sido emitido y comentado.

Lot y sus hijas de Oracio Gentilleschi c.1628

Lot y sus hijas de Orazio Gentilleschi
Lot y sus hijas de Orazio GentilLeschi

El último hombre sobre la tierra (09/11/2018) 06:15

«En principio escandalizado, me encuentro meditando ante esta obra, sobre la relación entre hombres y mujeres. Y he recordado las palabras que, según la tradición esotérica, me transmitió un poeta. Que el hombre está compuesto de siete partes de cielo y una de tierra, y la mujer viceversa.

Y he aquí, que bajo y dentro de la tierra las mujeres parecen resplandecer como proserpinas precursoras de la vida. Dos partes del cielo roto, en el fondo oscuro por la sombra de la gruta, me remiten al aspecto ebrio y pasivo de Lot,  último hombre sobre la tierra.«

Por supuesto que he realizado una desacralización de esta historia bíblica. Muchas historias bíblicas son una traslación de mitos ancestrales. Y esta en concreto me remitió al mito de Proserpina secuestrada por el dios del averno. El símbolo de la semilla.

En cuanto a la relación de hombre y mujeres y partes de cielo y tierra, es una relación puramente cualitativa, que no cuantitativa. El cielo y la tierra no son mejor o peor la una del otro y viceversa, son conceptos complementarios y distintos. Y uno y siete, y siete y uno, en cantidad son lo mismo. Esto es simbolismo y no conlleva ideología ni toma de postura alguna. En mi parecer la tierra esta relacionada con el carácter físico y práctico del ser humano y el cielo con el mental e ideológico.

Pienso que Oracio Gentilleschi hace algo parecido. Desacraliza al dejar en un fondo casi imperceptible la raiz de la historia bíblica. Sodoma y Gomorra ardiendo y la esposa de Lot convertida en piedra, que es un pequeño rasgo poco perceptible en el camino del paisaje.

Ofelia de Thomas Francis Dicksee c.1864

Ofelia de Thomas Francis Dicksee
Ofelia de Thomas Francis Dicksee

La lectura (14/12/2018) 12:50

«Os contaré lo que le ocurrió a la serena Ofelia.

Hasta ahora las maravillosas páginas habían atraído la atención de Ofelia. Una tras otra, las letras doradas al mixtión, embutidas y enmarcadas en lapislázuri, tenían sugestionado su joven corazón de incipiente princesa. Aquellas historias la envolvían en cadenas de frases bien sonantes y aduladoras. 

De pronto quiso apartar la vista de esas páginas pues algo le decía que tanta adulación era sospechosa. Le había asaltado la duda y de repente quedó parada e indecisa. Porque entre líneas alcanzó a leer el drama de su destino.»

En esta ocasión fue el natural gesto del personaje del cuadro, Ofelia, lo que me hizo desarrollar el texto. Las calidades de la obra me ofrecieron un camino fácil para ello. Suficiente con describir el preciosismo pictórico de los materiales que aparecen en la composición. Y junto al virtuosismo pictórico del pintor, la captación psicológica del personaje que hace el autor, dudando frente a la lectura, que es el argumento tanto de este microrrelato como de la mismísima obra Hamlet de Shakespeare.

Mujer sentada con un niño en brazos de Mary Cassat c.1890

Mujer con niño en brazos de Mary Cassat
Mujer con niño en brazos de Mary Cassat

La memoria (04/01/2019) 13:05

«A menudo emerge de mi memoria este recuerdo tan remoto y vivo a la vez.

Me encuentro en el regazo de mi madre, caliente, mullido y confortable. Sin saberlo estoy tragando cucharada tras cucharada de alguna papilla que no puedo especificar ahora. Una vez saciado y harto, me giro y doy media vuelta para eludir la siguiente cucharada. Entonces, ya cautivo del sopor, me veo reflejado en la pared.

Todavía conservo la lámina de ese calendario con La mujer con el niño en brazos de Mary Cassat. Pero, paradójicamente, no recuerdo donde la he guardado.»

El ambiente casero de la escena unido a la vivencia común de la alimentación infantil, vista desde afuera, es la argumentación de este sencillo relato. Quien mejor que Mary Cassat para exponer una escena tan común y entrañable a la vez. La pose de angelito del niño, como putti renacentista, se encuentra rodeada por un primer plano del respaldo del asiento y un fondo totalmente casual que personalmente me remiten a la obra de Rafael. Esa memoria-recuerdo, como icono en un calendario, es el sustrato-alimento en el desarrollo, a través del tiempo, de ese niño que será persona.

 

El gran oval de Tápies 1955

El gran oval de Tápies
El gran oval de Tápies

El totem del sapo (15/03/2019) 10:35

«Madre Tierra, tras observar El gran oval de Tápies tengo que hacerte una confesión.

¿Te acuerdas del sapo que cruzaba la calle y visitaba nuestro jardín las noches de verano? Apareció atropellado delante de la puerta. Fui yo, involuntariamente.

Se plantó frente a la luz de los faros levantando su grueso cuerpo como una efigie. Avancé despacio, pero buscó su fin bajo las ruedas. Era el espíritu de aquel me arrebató el amor de mi juventud. Lo sé por su actitud y ojos saltones. Hace tiempo que falleció, pero de nuevo me utiliza para sacar su espíritu de ese batracio.»

El materismo de Tápies es base suficiente para inspirar este relato sobre esta obra enmarcada dentro de la sala T de Tierra. Es una obra de grandes dimensiones realizada con arena y dibujada la composición en inciso y texturizada. Y tanto la técnica como la composición se prestan al tema propuesto como el Totem del sapo. Es en la fase la Tierra, de entre los estados elementales, donde las pasiones humanas, altas y bajas, tienen su escenario. Es en la Tierra donde el deseo, los celos, la ambición, y demás pasiones juegan sus roles en pos de la continuidad en la vida. Y la supervivencia como telón de fondo.

De ahí también la crudeza de esta pequeña historia que he querido rebajar con cierto humor negro.

Noche de artistas en Ibaigane de Antonio de Guezala 1927

Noche de artistas en Ibaigane de Antonio de Guezala
Noche de artistas en Ibaigane de Antonio de Guezala

La motivación (05/04/2019) 21:45

«Sé dónde buscar en el Museo de Bellas de Bilbao. Prefiero las salas de la planta baja. Pero esta vez, por cambios en el programa expositivo, ¡la habían cambiado de lugar! No es obsesión, ni obcecación, es puro enamoramiento.

Después de recorrer salas y salas sin éxito, por fin la veo. Frente a la obra Noche de artistas en Ibaigane de Antonio de Guezala, parece estar enmarcada en la embocadura de la puerta. Personas entran y salen y ella, ensimismada, se encuentra reviviendo nuestra última Fiesta de debutantes en la Bilbaína mientras hace su horario de vigilante de sala.» 

La motivación es lo que nos hace perseguir y alcanzar nuestros fines. Y es el hilo conductor de este relato, de ahí el título. Coincidiendo con la celebración de la fiesta de los debutantes en la Bilbaína, reconocido club de la capital de Bizkaia, coloqué en ese lugar el  desenlace de este relato. Fue coincidencia e inspiración simultáneamente. Y la unión de dos referentes de lalos vida social y, cultural bilbaína.

La Anuciación de El Greco c.1596-1600

La Anunciación de El Greco

La incógnita real (03/05/2019) 04:50

«El  comitente entregó al rey la pintura El martirio de San Mauricio como regalo, y le anunció la presencia por tierras castellanas del genial artista cretense llamado El Greco. Y ello con la insinuación que éste fuera admitido como pintor de cámara de su majestad.

El rey, que estaba aducido por el gusto del veneciano Tiziano, resolvió esta incógnita rechazando la solicitud.

Pero otra solución habría tenido esta operación de haberse agasajado al rey con «La Anunciación» del Greco, pues la húmeda mirada de la Virgen joven habría despertado una nueva devoción en el monarca.»

Este microrrelato está inspirado en un hecho real e histórico, el rechazo del rey Felipe II de la obra «El martirio de San Mauricio y la legión tebana» del Greco para El Escorial. La razón estuvo más en el gusto del rey que en la idoneidad del Greco, el cual se quedó trabajando en tierras castellanas con una clientela amplia y fiel. Algo parecido ocurrió a Federico Zuccaro, pero éste, a diferencia con El Greco, regreso contrariado a Italia donde ya contaba con buena fama y reconocimiento.

El Greco encontró en tierras castellanas donde sembrar su genio. Pues, a pesar de conocer y admirar la pintura veneciana, su estilo es genuino y bien diferenciado. Su misticismo casó bien con la  iglesia y demàs clientes. Clientes que supieron apreciar el gusto y espiritualidad de sus composiciones.

Un comentario sobre “Los radiocuentos del alfabeto y el Atelier de Santi

  1. La pintura y la literatura van de la mano con una sensibilidad exquisita en la mente del artista Santiago Ortega.
    Sigue regalándonos cultura para deleite de tus seguidores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *